Get Adobe Flash player
Oficina de Flora y Fauna
       

Flora
La vegetación es muy rica y variada debido a las características del clima y la variación del suelo transformándose en un verdadero “Parque Natural”, donde se alterna la vegetación herbácea con la arbórea. En la vegetación arbórea se puede apreciar el timbó blanco, curupí, laurel ingá, aromos, sauces, jacarandá, alisos, lapachos, guayacán, paraíso. Se destacan las palmeras de “Yatay” y otras como las “Caranday”, que dan al paisaje una gran belleza natural.
En la comunidad herbácea predomina el pasto que se utiliza para techar. En el interior de las islas podemos encontrar, duraznillos blancos acompañados de juncales y totorales.
La vegetación acuática es muy variada. Se pueden observar: camalotes, canutillos y especies de menor tamaño como, repollitos de agua, helechos acuáticos, cola de zorro, irupé, yerba de sapo, además de enredaderas multicolores que pintan y perfuman el paisaje. La más rara es la flor pasionaria o “mburucuyá”.
También se pueden apreciar otras como, la dama de la noche, la zarza parrilla, la campanilla de jazmines, la sandalia.
Los plumeros del cañaveral y las flores de cardos constituyen motivo de ornamentación.
En la zona se hace uso de las plantas medicinales difundidas entre los pobladores. Las más utilizadas son la yerba buena, ruda macho, menta, malva, etc.
 
Fauna
La diversidad y distribución de las diferentes especies faunísticas, están dadas por la adaptación de las mismas a los distintos factores como relieve, clima, humedad, temperatura, causada por la búsqueda de un hábitat que les permitiera reproducirse y alimentarse.
Dentro de la zona de estudio, se pueden encontrar miles de especies de animales, donde se destacan los siguientes: Las especies que habitan las zonas lacustre o los cursos de agua son el yacaré (una variedad de reptil que puede alcanzar una longitud de más de 3 metros), existen dos variedades: negro y colorado (jhu y pita);  boa de agua (curiyú), lobito de río (ariraí), nutria (quiyá) y el carpincho (capibara).
En las costas y esteros, el ciervo de los pantanos (guazú pucú), una de las especies autóctonas más hermosa del país, el osito lavador o mayuato (aguará popé), y el aguará guazú.
Los que  habitan en zonas altas y tierra firme son, el Ciervo de las Pampas (guazú ti), corzuelas rojas (guazú pita) y parda (guazú birá), gato montés (mbaracayá), gato moro (yaguarundí y eirá), hurones, monos caí y aullador (carayá), zorrinos (yaguané), zorro gris chico (aguarachaí), gato de los pajonales, ñandúes, vizcachas, liebres, perdices  de tres clases,  tatú negro, peludo y mulita, comadrejas, boa de vizcachera, víbora de coral y de la cruz, cascabel, yarará, etc.
En cuanto a las  aves podemos encontrar chajás, cigüeñas, flamencos, espátulas rosadas, teros, garza (mora y azul), braujas, chiflón, cormorán (bigua), pato picazo, cuchara, garantilla, barcin, sirirí y silbón, gallina de agua, martín pescador (yagua caí), carau, pollona, aguapeazo, pacaá, saracura, chorlos, etc.
Las aves mayores están representadas por aguiluchos, caranchos, gavilanes, chimangos, lechuzones,  etc.
La fauna íctica es muy variada, las especies más importantes son: el Dorado conocido como el “Tigre del Paraná”, frecuenta lugares de profundidad y de correderas. El Surubí llamado “Príncipe del Paraná”, existen  dos clases; atigrado y manchado. El Patí es un pez migrador que frecuenta aguas profundas turbias y de corriente moderada. El Moncholo o bagre blanco, habita fondos fangosos con vegetación en aguas abiertas y correntosas. La Boga, se encuentra en lagunas, como también en aguas correntosas del río. Mandubí, es un pez de fondo, habita ríos y riachos. Bagre amarillo, es una especie migratoria, los de mayor talla se desplazan aguas arriba y frecuentan todos los riachos; y es el bagre más común. Pacú, es muy apreciado deportivamente por la fuerza que presenta en la lucha y la calidad de su carne. Salmón criollo o pirá pitá, tiene un gran valor deportivo por considerarse un gran luchador, es una especie migratoria que frecuenta las correderas también las zonas vegetadas. Y otras especies como: sábalo, manguruyú, corvina, palometa, raya, etc.
“El poder Ejecutivo de la Provincia de Corrientes por Decreto Nº 1.555, establece que el Ciervo de los Pantanos, el Aguará Guazú y el Lobito de Río sean declarados MONUMENTOS NATURALES de la Provincia, con el fin de proteger y recuperar estas especies en vías de extinción en el orden provincial, nacional e internacional. A tal efecto queda totalmente prohibido la caza de dichas especies.”